NUESTRAS NOTICIAS

10 secretos de apuestas exitosas

Ganar a un corredor de apuestas y obtener mucho dinero a cuenta de las apuestas deportivas es un sueño de cada uno de apostadores. Sin embargo, no más que un número mínimo de jugadores logra realizarlo. Pero a pesar de lo dicho, existen unas fórmulas secretas que pueden llevar al éxito. Hoy en día vamos a averiguar, qué reglas es necesario cumplir y si realmente se puede ganar con su ayuda.

10 secretos de apuestas exitosas

No más que acciones reflexionadas

Las apuestas no toleran ninguna negligencia. El éxito puede ser logrado solamente por aquellos que perciben el juego como una profesión verdadera, y no solamente como una oportunidad para enriquecerse de manera rápida. A lo reflexionado en las acciones indica lo siguiente:

  • presencia de estrategias en juegos y finanzas;
  • interacción con casas confiables de apuestas;
  • establecimiento de objetivos reales y plazos para su logro;
  • evitación de torneos dudosos.

Acento a un deporte específico

Hoy en día se aceptan apuestas para una variedad de eventos, y no solamente deportivos. En las casas de apuestas, por ejemplo, a veces aparecen proposiciones para adivinar qué actor desempeñará un papel determinado. Sin embargo, los jugadores experimentados evitan participar en tales eventos, ya que la oportunidad de determinar al ganador sin conocimientos específicos es extremadamente pequeña.

No vale la pena para un apostador a dispersar sus fuerzas y hacer apuestas en deportes poco conocidos, incluso cuando por el momento en las áreas donde se juega habitualmente no se celebran eventos significativos. El conocimiento de las peculiaridades de una dirección deportiva específica, las características de los equipos o los participantes individuales, permite calcular con la mayor precisión el coeficiente de probabilidad de un resultado determinado. Y esto significa que la probabilidad de victoria aumenta varias veces.

Registro de coeficientes

Los jugadores experimentados nunca trabajan exclusivamente con una casa de apuestas. Suelen tener una lista grande de organizaciones con las que cooperan estrechamente. La razón es bastante simple – la dispersión de los coeficientes para el mismo resultado.

Son frecuentes los casos cuando un corredor de apuestas da, por ejemplo, 1,87 y el otro, 1,93. La razón de este fenómeno puede ser un error de los analistas, una campaña publicitaria, la política de la empresa. Por supuesto, es beneficioso apostar en aquella casa donde el coeficiente es mayor.

Sin embargo, existe una peculiaridad – la empresa debe ser confiable. El aumento de las probabilidades suele ser una táctica de los estafadores que buscan atraer a los jugadores sin experiencia. Por lo tanto, antes de apostar, es importante examinar las licencias de la empresa seleccionada y leer las reseñas de los jugadores que ya han cooperado con ella.

Conocimiento de la teoría de probabilidades

Las matemáticas, la estadística y otras ciencias similares son los principales asistentes de los apostadores junto con los conocimientos del tipo de deporte y las peculiaridades de los equipos y los jugadores que participan en una competición. Sus leyes también se aplican al mundo de las apuestas.

El conocimiento de las matemáticas ayudará, por ejemplo, a calcular el coeficiente para una evento, pero la estadística y la teoría de probabilidad permitirán a calcular la posibilidad aproximada de una serie exitosa o perdida, así como su duración.

Dispersión y su influencia en la rentabilidad de apuestas

La dispersión representa una variación de los resultados reales obtenidos en el proceso de realización de apuestas con los esperados. Aunque el concepto se consideró inicialmente puramente matemático, los apostadores modernos definitivamente necesitan conocerlo. Expliquemos qué es la dispersión con un ejemplo.

Se sabe que cuando se lanza una moneda perfecta, la probabilidad de caída de cada lado es del 50%. Sin embargo, en la práctica esto ocurre raramente. Por ejemplo, puede resultar 7 veces cruz y 3 veces cara. Sin embargo, con más lanzamientos que hace el jugador, más se suaviza el resultado, acercándose al codiciado porcentaje de 50/50.

Una regla similar también tiene lugar en el área de apuestas. Si el jugador pierde en la misma apuesta, la probabilidad de ganancia no aumenta la próxima vez. Esto a menudo lo olvidan incluso los apostadores experimentados, a los que capta el anhelo de recuperar pérdidas. En consecuencia, pierden sumas bastante grandes. Si las apuestas no se juegan, es mejor detenerse y analizar la situación. Tal vez, sea necesario cambiar de estrategia o dejar el juego por un tiempo, para actualizar los conocimientos.

No existen datos confiables

Es imposible predecir con precisión el resultado y dar una garantía del 100% de que se jugará la apuesta. Incluso un apostador experimentado no es capaz de hacerlo. Demasiados factores influyen en el curso de los eventos deportivos.

Se puede observar regularmente las situaciones cuando las casas de apuestas inicialmente dan altas probabilidades de un resultado, cuya probabilidad real es del 50% o más. El favorito a menudo cambia en no más que unos minutos, lo que demuestra que incluso los analistas de las casas de apuestas pueden cometer errores, por no hablar de los apostadores. Por lo tanto, seguramente no vale la pena creer a las declaraciones sobre el resultado de 100% predicho.

Uso de apuestas de valor

Por lo general, los pensamientos de un apostador se mueven en la siguiente dirección: “Estoy seguro de que el equipo A ganará, así que apuesto a este equipo”. Sin embargo, hay que acostumbrarse a pensar de una manera diferente. Se requiere estimar la frecuencia de victorias del equipo A con otras condiciones equivalentes, es decir, pensar de la manera siguiente: “El equipo A se hará el favorito en 8 casos de 10 en el caso de mantener el efectivo corriente en ambos equipos, con la presencia de ciertas condiciones climáticas, etc.” Así es una apuesta de valor.

Luego se estiman las probabilidades de las casas de apuestas y se calcula un coeficiente que no prevé ninguna pérdida, para lo cual el uno se divide por el porcentaje de victorias, en el caso indicado es de 0.8. Es decir, es recomendable realizar una apuesta con un indicador de 1,25 o más. Con más precisos los juicios de estimación preliminares, mejor será la apuesta.

Desarrollo de la habilidad de perder

Incluso en los antecedentes de los apostadores experimentados figuran ciertas pérdidas, y los de los pronosticadores de apuestas los tienen llenos de fallos. Vale la pena percibir estos acontecimientos con calma. Como dice la teoría de probabilidad, el chance de visita de una serie fallos equivale a la posibilidad de inicio de una serie de victorias.

No dejarse de ser llevado por los expresos

Con más apuestas acumuladas, mayor será la probabilidad de hacerse una parte perdedora. Es que en los expresos no solamente se multiplican los coeficientes, sino que también aumentan los riesgos y el margen del corredor de apuestas. Una opción perfecta son los expresos pequeños, que incluyen 2-3 partidos.

No concentrar las esperanzas en una sola apuesta

Incluso si el resultado es predecible, no se puede apostar la banca en uno solo evento. Primero, el coeficiente en tal situación suele ser bajo. Segundo, no se puede descartar el chance de otro resultado, y si se ocurre, los fondos serán gastados en vano.

Siguiendo las reglas simples, mejorando los conocimientos y ganando experiencias, se puede lograr los éxitos grandes en las apuestas. Lo principal es no perder la paciencia y avanzar con confianza hacia el objetivo fijado.

ПОДЕЛИТЕСЬ В СОЦИАЛЬНЫХ СЕТЯХ:

Elaboración de software para el negocio de juegos

Únete a nosotros

Suscríbete a nuestro boletín

Contactar con nosotros

Si tiene alguna pregunta contestaremos con mucho gusto
© inbetgames.biz | All rights reserved. Any copying of materials is allowed only with the consent of the rightholders.