fbpx

NUESTRAS NOTICIAS

Primeras máquinas de juegos

Máquinas de juegos se gustaron a muchos aficionados de los juegos de azar, ya que aportan el impulso que tanto falta en la vida. Pero pocas personas conocen la historia del surgimiento de juegos de azar. ¿Dónde, cuándo y quién inventó las máquinas tragamonedas?

Primeras máquinas de juegos

Aparición de primeros autómatas.

Primera máquina tragamonedas fue desarrollada por el mecánico de automóviles estadounidense Charles Faye en los años 80 del siglo XIX. El aitómata llevaba el nombre atractivo y simbólico “Campana de Libertad” y tenía tres discos. En calidad de imágenes sirvieron los símbolos de los palos de cartas, así como la herradura y la propia campana. El componente visual de la tragamonedas, por supuesto, era peor que en las máquinas tragamonedas modernas, pero la mecánica inventada por Faye todavía se usa en la industria de juegos.

El autómata de juegos se hizo popular de inmediato: lo empezaron a copiar las compañías que se especializaban en los equipos de juegos y lo lanzaron a la producción en masa. Para el año 1910, un par de tragamonedas ya estaba incluso en los pueblos más remotos.

En aquel tiempo, las autoridades de California estaban tratando de luchar contra los juegos de azar, por lo que el juego por dinero fue declarado ilegal. Sin embargo, esto no impidió al funcionamiento de las tragamonedas: en lugar de dinero, comenzaron a usar las gomitas de frutas. El caso de la prohibición no fue olvidado; gracias a esto, a menudo vemos las máquinas en las que la fruta reemplaza los palos de cartas.

Por cierto, debido a su mecánica, la máquina recibió el nombre popular de los “bandidos con un solo brazo”: para comenzar el juego, había que tirar de la palanca ubicada en el costado de la máquina.

Tipos de los autómatas modernos

Máquinas modernas pueden ser divididas condicionalmente en los tipos siguientes:

  • Clásicos. Existen las de tres y cinco carretes y tienen varias líneas de pagos: tres, cinco, nueve. Por lo general, se utilizan los símbolos estándares con frutas o palos de cartas.
  • Video tragamonedas. Se caracterizan por una cantidad grande de carretes y líneas activas. Son los más modernos y populares de todos los tipos de tragamonedas, por lo que regularmente en los sitios web de casino en línea se agregan los juegos nuevos.
  • Progresivos. Su ventaja comprende la acumulación del llamado jackpot progresivo: un porcentaje de cada apuesta va al jackpot. Esto puede durar incluso varios años y, como resultado, el usuario recibe una cantidad dineraria grande.
  • Video póquer. Autómatas que simulan el juego de cartas del póquer.
  • Mecánicos (con ruedas). Autómatas fuera de línea, que con la llegada de la oportunidad de jugar en línea, comenzaron a desaparecer de a poco. Tienen varios carretes y funcionan según el principio de los “bandidos con un solo brazo”.

Tragamonedas de video populares

No es sorprendente que las tragamonedas de video hoy en día sean uno de los tipos de autómatas de juego más relevantes, porque no solamente brindan un gran espacio para la imaginación, sino que también son cómodos de usar. Son de popularidad las tragamonedas temáticas atmosféricas. Se puede ver la lista de 10 mejores tragamonedas de video de Inbet en el artículo.

Autómatas mecánicos son significativamente inferiores a las tragamonedas de video, que son capaces de sumergir a los usuarios en las historias de aventuras con la ayuda de gráficos adecuados, música y una jugabilidad conveniente. Variedad de los autómatas temáticos agrada: están disponibles los autómatas tanto de frutas clásicas, como de películas o los autómatas históricos.

Esperamos que Usted encuentre un juego que más le convenga y que no solamente pueda disfrutar del proceso, ¡sino que ganar también!

ПОДЕЛИТЕСЬ В СОЦИАЛЬНЫХ СЕТЯХ:

Elaboración de software para el negocio de juegos

Únete a nosotros

Suscríbete a nuestro boletín

Contactar con nosotros

Si tiene alguna pregunta contestaremos con mucho gusto
© inbetgames.biz | All rights reserved. Any copying of materials is allowed only with the consent of the rightholders.